Baños de Sierra Alhamilla, calman la sed y el hambre

Huevos con patatas fritas en Sierra Alhamilla

Romanos, fenicios y árabes pasaron por Los Baños de Sierra Alhamilla para disfrutar de sus aguas termales, recurso y reclamo, por los siglos de los siglos, que nunca ha terminado de germinar y me atrevería a decir que afortunadamente, porque son muchos los ejemplos donde desarrollo y respeto al entorno no van de la mano. Un aliciente más para todos aquellos que vivimos en el entorno de la capital y que optamos por este enclave cuando buscamos sentir el frío (sano) de la sierra y disfrutar de la gastronomía popular, a tan sólo 25 minutos en coche desde el centro.

Un fin de semana cualquiera, parece que el auténtico reclamo del lugar son sus humildes restaurantes. En esta ocasión nos centraremos en el “Bar Restaurante Sierra Alhamilla”: los lujos, el diseño y los profesionales formados en las escuelas de hostelería, quedan sustituidos por el buen hacer en los fogones y la dedicación a los clientes. Tienen detalles muy suyos como el “puñao” de habas sobre el mantel de papel y unos trozos de tocino, es su peculiar forma de dar la bienvenida y calmar el hambre hasta que llegan los platos.

Aquellos que opten por comerse un buen plato de trigo, berza, gurrullos, gachas con pimentón o acelgas “esparragás”, deben pedirlo por encargo porque son comidas caseras que necesitan bastante tiempo de elaboración. Si no lo tienes claro, puedes decidirte allí mismo por una amplia variedad de platos a precios populares. Por unos seis euros, nos ofrecen raciones de: conejo al ajillo, carne con tomate, costilla de cerdo al ajillo, caracoles, tortilla, calamares, aguja, embutidos…

En mi selección no pueden faltar las migas (de harina) acompañadas de pimientos fritos, chorizo, morcilla y pescado o los huevos con patatas fritas, un plato tan simple como rico, el verdadero toque se lo dan a las patatas, cortadas en rodajas, y nada aceitosas.

Son muy famosas sus paellas y arroces con conejo (mínimo 2 personas). Llevados por todos los comentarios positivos, en nuestra última visita, optamos por pedirnos una paella mixta y desafortunadamente no estuvo como esperábamos. Tenía todos los ingredientes: habas, guisantes, alcachofas, pimiento morrón, carne, jibias, gambas… Pero el arroz llegó demasiado caldoso y duro. Probablemente sea una excepción y un caso aislado que nos tocó a nosotros.

Si no os queda hueco para el postre, tenéis que hacerlo porque no podéis renunciar a su flan de huevo, pan de Calatrava, tarta de queso o dulce de membrillo, todo casero. Os recomiendo que preguntéis por los postres del día porque siempre hay más de los detallados en la carta, el último día nos sorprendieron con un delicioso flan de turrón o una tarta de chocolate.

Después de este festín lo único que te pide el cuerpo es una buena siesta pero si queréis bajar la comida antes de llegar al sofá de casa, podéis daros un paseo y observar desde este balcón natural, cómo la erosión ha esculpido formas en el paisaje que se funden con nuestra costa al fondo. Y por último, una acción casi ritual: mojarse las manos en el agua termal que emana a 58º y, como si de un juego de niños se tratara, contar cuantos segundos aguantas debajo del chorro.

Anuncios

2 pensamientos en “Baños de Sierra Alhamilla, calman la sed y el hambre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s