El “americano” almeriense

Americanos en kiosco Amalia

No hace muchos años que descubrí uno de los iconos de Almería y su historia. No es un monumento ni un personaje histórico, pero es sin duda muy conocido por la mayoría de los almerienses: “el americano“. Qué es el americano para aquellos que aún no lo conozcan; pues una bebida o cocktail que preparan en el Quiosco Amalia, en la propia Puerta Purchena, frente al Hotel La Perla. No es una bebida de aperitivo, ni de fiesta para el desmadre, pero casi siempre apetece. Es  para entrar en calor después de cenar para acostarse o de media tarde, pero confieso que me lo he tomado a casi cualquier hora del día. La fórmula en cuestión es sencilla, pero yo todavía no he conseguido que me salga bien. Se prepara en un chato de vino y lleva una cucharadita de azúcar, un trozo de piel de limón, leche muy caliente y el secreto, licor de nuez de cola. Finalmente un espolvoreado de canela y para adentro. El resultado es de un rosa pálido que siempre sorprende la primera vez, y entra estupendamente. Muy suave y muy agradable. Esta modalidad es la clásica o de invierno. Para el verano está la versión adaptada en modo granizado, que también está muy rica y, con el calor que padecemos en nuestra tierra, se agradece, pero no es lo mismo. El auténtico es mejor.

El licor de cola, aunque era una bebida bastante conocida hace unas décadas ha caído en desuso como muchos otros licores y bebidas, reduciendo nuestra cultura alcohólica a lo impuesto: gins, rones, whisky y vodka, para copas y cerveza y vino para comer. Me parece un error olvidar licores como el triple sec, el amaretto, el anís, el licor de avellana, el ponche, el Licor 43 o bebidas como el vermú o los vinos dulces, por ejemplo. Mucho los conoceréis, pero la realidad es que pocos los consumen.

El origen de esta bebida parece que se remonta a las películas del oeste que se grabaron en los años 70 en la provincia. Como os he comentado, justo en frente está el Hotel La Perla, donde se alojaban muchos de los actores “forasteros” que venían a trabajar, y alguno de ellos un día se acercó al Quiosco Amalia y pidió este cocktail, que era desconocido para el dueño. El Americano le enseñó la receta y la gente empezó a pedir “lo del americano“, hasta que poco a poco se convirtió en “el americano”. Este parece ser el origen de esta bebida tan popular para tantos almerienses.

Pero a parte de “el americano” podemos degustar otras especialidades  como la “Jábega” o “el quemaíllo“. La primera es un granizado aromatizado con licor de menta, estupendo para el verano. El segundo es básicamente una queimada en formato individual. En una tacita de café se echan unos granos de café, un trozo de cáscara de limón y un poco de azúcar, se cubre todo de coñac caliente y se prende. El primer proceder es agitar para quemar el alcohol hasta tu gusto. A mi me gusta bastante ligero, así que agito un rato. Finalmente lo vuelcas en un vaso de café  para poder tomarlo sin quemarte y con la cucharilla le retiras los granos de café y el limón. Es una bebida para entrar en calor y si le quemas poco el alcohol, más aún. También hay otra bebida que me gusta mucho que es el granizado de limón con un chorro de Machaquito y un poco de granadina, por eso del color sobre todo. Para los amantes del anís y las “palomicas” es una versión de esta última pero para refrescar.

El Quiosco Amalia lo lleva Antonio y su mujer, segunda generación según me consta. Parece que el padre de Antonio fue el que atendió al americano y quién aprendió a prepararlo. El servicio siempre es estupendo, tanto Antonio como el resto del equipo de camareros. Atentos, rápidos y amables, aunque yo recomiendo charlar un poco con Antonio y si te apetece alguna otra cosa coméntaselo, siempre te sabe orientar y recomendar ese licor o combinado que no sabías que buscabas. La cerveza bien fresquita. Para tomarte una buena copa tiene variedad donde elegir, desde las marcas más conocidas hasta bebidas un poco más selectas en cualquier tipo: ginebras, rones, whiskis,… Yo soy muy amigo del Cointreau en copita de cocktail y un hielo. Sube como entra de bien. En el quiosco descubrí una ginebra que me encanta, G`vine. Super aromática y más si te pulverizan un poco por encima de la copa antes de echar la tónica, que también tienes donde elegir una pequeña variedad de ellas. Si no la has probado, es un buen sitio, disfrutando de una buena copa sentado o sentada en la terraza, en la propia Puerta Purchena charlando y viendo a la gente pasear.

Otro momento del día para su visita es el desayuno. Es un buen sitio para desayunar un buen café y una buena tostada. Os recomiendo la tortilla. Una tortilla de 8, súper esponjosa, con su tomate, claro está.

En resumidas cuentas, si lo conocéis poco más tengo que añadir y si no tenéis el placer, dároslo un día y me decís. Es un sitio para repetir.

About these ads

5 pensamientos en “El “americano” almeriense

  1. Ya he intentado con dos marcas distintas de licor de nuez de kola hacer “El americano”, pero ninguna tiene ese aspecto rosado que saben sacar en el quiosco Amalia, a mi me sale mucho más oscuro “amarronado”. Creo que el secreto está en la marca de licor que emplean y que los demás mortales no sabemos encontrar en Almería.

  2. Pingback: Cumplimos seis meses y nos desnudamos para celebrarlo | Almería Tendencias

  3. Pingback: Taberna Sacromonte, nueva pero como las de antes | Almería Tendencias

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s